miércoles, 25 de enero de 2012

Hielo

Aterido de frío, envuelto en mi mismo, peleo con la noche eterna abrazado a mi soledad. Engaño al tiempo, como cada día desde hace ya tantos, buscando significados ocultos en las nubes, inventando figuras donde sólo hay sombras, jugando a dibujar estelas zigzagueantes en el aire...

De pronto, el leve rumor de unos pasos ahogados me llena de estupor. Sé que ya es imposible, pero, por unos segundos, convivo con la absurda idea de no ser el único habitante de este territorio baldío.

Cronopio

22 comentarios:

  1. Ninguna aspiración más alta que encontar la identidad, y el personaje la posee. El tiempo es su ambito de juego. El engaño es renuncia. La soledad, un precio negocible a la baja. La ausencia de significado, un estado de ánimo. Su presencia, una ilusión. El terreno baldío una responsabilidad personal. La compañia y el sentido, no siempre calientan el alma. Pero evitan la escarcha.
    saludos al autor de un buen relato.

    ResponderEliminar
  2. Gracias por tan hermoso comentario.

    Me quedo sobre todo con esto: "La ausencia de significado, un estado de ánimo. Su presencia, una ilusión"... pues me parece un bellísimo y acertadísimo acercamiento a esa sensación tan sumamemente pegajosa de "vacío anímico" que he intentado transmitir con este texto.

    Saludos de vuelta.

    Cronopio

    ResponderEliminar
  3. Anónimo26/1/12 0:02

    Nunca hay vacíos anímicos por poco vivo que se esté. Se llenan de sutancias pegajosas, de bellas palabras, y de tantas cosas.... Se puede escoger

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo26/1/12 3:11

      Hay vacios tan pegados a la existencia, que cuanto más vivo estás, más grande es el vacio. He creido entender en el relato de Cronopio, que vacio erá sinonimo de distancia, o mejor de un distanciamiento inevible de todo aquello con olor, sabor, sentimiento, calidez, sugerencia, deseo,....que te hace sentir vivo. Si nada palpita es que estás realmente en la cueva de la desolación. Con su insufrible tiniebla.

      anónímo inicial.

      Eliminar
  4. Efectivamente, Anónimo inicial, hay vacíos que crecen consustancialmente a la vida, y los estímulos externos (ya sean estos "substancias pegajosas" o "bellas palabras", parafraseando al segundo anónimo) lejos de eliminar o atenuar esa sensación, ayudan a agrandarla, e incluso, en ocasiones, hasta a enquistarla.

    Cronopio

    ResponderEliminar
  5. Las sustancias pegajosas puede ser estupendas.
    El vacio no exite, las sensacions buenas o malas, las palabras, las impresiones, los quistes, o la propia sensación angustiosa de nada, llenan el ánimo.

    ResponderEliminar
  6. Anónimo30/1/12 4:00

    Las sustancias pegajosas puede ser estupendas....., llenan el ánimo. Y DAN UNA ALEGRIA DE VIVIR.
    VIVA EL CHAPAPOTE ESPIRITUAL

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo30/1/12 4:12

      Siento el comentario anterior. Es que me llevo fatal con el voluntarismo de pátina religiosa.

      De alguna forma, los comentarios, también pertenecen al autor del texto. Mis disculpas, Cronopio, por un momento de absurda ira.

      anónimo inicial.

      Eliminar
  7. Los comentarios al texto de Cronopio hacen hincapié en que transmite una sensación de vacío, que existe, y que puede ser subjetivamente angustiosa. El vacío, en sentido estrictamente físico, no existe en un ser que esté vivo, en sentido estrictamente biológico. De todos modos, aparece una leve nota de esperanza en la segunda parte del relato. Esa improbable nota que se cuela y que parece querer romper el "pegajoso" vacío es precisamente la que presta cierto interés al texto, más que la descripción previa de esa sensación de vacío.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo30/1/12 9:14

    "Nota", a la que llama "absurda idea". No parece un detalle que avale tu tésis. Solo un vacio totalmente asumido es tal. Y no es un vacio desautorizado por las leyes de la biología o la física. El relato habla de "otro vacio". Introducir referencias "materiales" , priva de sentido la inmaterial angustia, que hasta donde sabemos, es ciertamente un sentimiento subjetivo. Si te ves gordo en el espejo, no estás desafiando las leyes de la optica ni cuestionando la calidad del crital. Las cosas, son en su consecuencia, lo que creemos de ellas. Por supuesto que el personaje se agarraría a un clavo ardiendo.....
    a. i.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues me parece muy bien. No planteo ninguna tesis (qué grandes palabras estamos pariendo aquí). Sólo quería indicar que si el texto me gusta es sólo por esta última frase, que denota una posibilidad, aunque se nos presenta como (¿subjetivamente?) imposible. Por cierto, tenemos por ahí a un tal Cronopio que creo que, si lo deseara, lo podría explicar mejor. Un saludo, a.i.

      Eliminar
    2. Tesis, es una palabra de uso cotidiano. No tiene nada de "grande". En todo caso una innegable utilidad para evitar circunloquios o "aproximaciones". Convengo en que no sea habitual su utilización entre albañiles, pongamos por caso. Pero utlizan la idea que subyace, sin duda alguna, como todos.No deja de ser una afirmación argumentada. Asi de simple. Y, diria que oportuno.
      Discrepo de la elegante mediación de Cronopio. Hay elementos muy concretos en el relato, como para apreciar la justeza de una interpretación más que otras. Sin presuponer en ningún caso que la mia sea la más aquilatada (otra palabra rara en los alicatadores, mecachis).

      Gracias a los dos y saludos. Especialmente a Befana, en está ocasión.

      Eliminar
    3. a.i. = anónimo inicial ( un ataque de austeridad ).

      Eliminar
    4. Fantástico. Gracias y saludos, a.i. (la austeridad es un signo de los tiempos, según nos están inculcando machaconamente).

      Eliminar
  9. No creo que haga falta explicar nada.

    Me explico.

    El texto se mueve en unos territorios deliberadamente ambiguos, tal vez demasiado, lo reconozco, de ahí que casi cualquier interpretación sea válida.

    Está claro, sin embargo, que hay una pequeña rendija de esperanza al final del texto, pero el personaje se afana en desecharla, quizás por hallarse demasiado enrocado en sí mismo, en su vacío, considerándola, por tanto, absurda e imposible.

    Respecto al carácter real o irreal, tangible o intangible del vacío, creo que ya está todo más o menos dicho en anteriores comentarios... será tan real como el protagonista del relato quiera que sea, ni más ni menos, pues él ha sido, al fin y al cabo, el que lo ha creado, o el que lo ha utilizado, acertada o desacertadamente, como "último refugio".

    Por otro lado, me gustaría daros las gracias por, a mi parecer, haber enriquecido bastante el texto con vuestros comentarios.

    Un afectuoso saludo.

    Cronopio

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cronopio, tu texto está bien, me gusta, y gusta a otros. A cada uno por un motivo, probablemente diferente, lo que indica lo variado de su interpretación, consecuencia de tu intencionada ambigüedad. Suficiente. Gracias por tu elaboración, de todos modos. Un saludo.

      Eliminar
  10. Vacío existencial, el ni estar ni ser esperado anímico, todas las sensaciones que experimenta una mente sin reflejo en otra. El nanosegundo de autoengaño, para confirmar la imposibilidad del otro en nuestro pensamiento único. Territorio yermo donde no germinan nuestras palabras.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chapó.

      Eliminar
    2. Una maravilla de comentario/ contrapunto/ derivación, Alfred.

      Muchas gracias por compartirlo.

      Saludos.

      Cronopio

      Eliminar
    3. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    4. Voluntad de sentido, transcendencia de la propia vida, razón de existencia. Que depende de uno(a) mismo(a), pero que, además, puede ser colmado, avivado, inducido, mantenido por, y necesitar de, aquello, aquella o aquél que confiere tal sentido, en contraposición al vacío o a la ausencia de sentido.

      Eliminar
  11. Con "chapó" quise decir también "5 estrellas"...

    ResponderEliminar