miércoles, 29 de febrero de 2012

41 Brodmann Street

Extirpó sin mesura impulsos que antes fueron vibraciones y aun antes, sonidos. Rastreó su metamorfosis en rampas circulares y pétreos laberintos. Los persiguió por complejos tendidos sinápticos, por inextricables cruces de enmarañadas vías. Cuando acabó, una fina lámina, trasunto de sábana gélida, blanquecina y acuosa, se extendió sobre él.
Sound of silence.

1 comentario:

  1. Anónimo3/3/12 11:22

    Lobotomía de un área musical. No asombra el silencio resultante. De haber sido de otras áreas, conllevaría más que silencio. Buen micro.

    ResponderEliminar