jueves, 1 de marzo de 2012

Qué he hecho yo para merecer esto

Insinuante, con su inconfundible aroma, se exhibía robusta y seductora. Mis ojos fueron directos a ella. Provocativa, con ese precioso color doradito, dejaba intuir el deleite con solo su presencia. Reconozco que sentí mariposas en el estómago y una repentina euforia. Levanté la mano y justo cuando me iba a decidir, mi mujer, que no es tonta y sabe de mis debilidades, me dio un manotazo y se dirigió al camarero "por favor una francesa, sin sal y sin aceite".

5 comentarios:

  1. Qué he hecho yo para merecer esto.
    Autora del micro: Pilar vinculoprivado.blogspot.com

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu estilo gastronómico.

    Qué casualidad. Acabo de leer este relato en tu blog.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por visitar mi blog, hace poco que lo he hecho y en él publico relatos que tengo de hace tiempo y otros más recientes. Al mismo tiempo en éste también he empezado a poner alguno, porque mi blog apenas tiene visitas. Como curiosidad, y como habrás podido ver en mi blog, todos los relatos intento que sean de 80 palabras justas, sin contar el título.

      Eliminar
    2. Un placer. Lo continuaré haciendo o leyéndote aquí.

      Eliminar
  3. Anónimo1/3/12 19:51

    Aunque sin sal y sin aceite....muy bueno

    Saludos

    country49

    ResponderEliminar