viernes, 30 de marzo de 2012

Un micro cogido por los pelos

Llegué por los pelos y como la ocasión la pintan calva, me tocó un proyecto de medio pelo.
No tengo un pelo de tonta, ni pelos en la lengua, así que me quejé.
El cliente, un machito de pelo en pecho, relató sus planes con pelos y señales. Aburrida, bebí demasiado.
El postre de cabello de ángel tenía un pelo y discutí con el camarero. El cliente se largó sin cortarse un pelo.
Mi jefe me acusó de tomarle el pelo y se me pusieron los pelos como escarpias,.
Me salvé por los pelos... así que pelillos a la mar


desasosegada


4 comentarios:

  1. ¡Qué compleja es nuestra lengüa! una sola palabra puede utilizarse para mil cosas. Muy original aunque seguramente hubiera quedado mejor en una versión más amplia.

    ResponderEliminar
  2. Muy, pelo que muy glacioso...

    ResponderEliminar
  3. ¡No hacerlo a pelo! ¡Siempre con protección!

    ResponderEliminar
  4. Anónimo7/4/12 20:34

    Palo, pelo, pilo, polo, pulo.
    Pili pela la pala, date con un palo en el pelo, jajaja, mira que da de si una palabreja, comadreja.Que poco queda del puente.
    Un beso

    ResponderEliminar