lunes, 9 de julio de 2012

El tiempo todo lo cambia

Supe que habías vuelto y eché a correr hacia tu casa ¡un curso entero sin verte!

Aún sentía el dolor de nuestra despedida; lloramos, reímos y sobre todo hablamos y hablamos anticipándonos a la soledad ya intuida.
Te encontré guapísimo y sonreíste encantador; hablamos del tiempo, de tus compañeros de universidad, de los amigos comunes, en resumen, de nada.
Al separarnos lloré de rabia: no eras tú a quien yo amaba.
La vida acababa de enseñarme una lección imborrable: el tiempo todo lo cambia.

desasosegada

4 comentarios:

  1. Buen texto. El tiempo, su inexorable paso. Implacable.
    Y a veces, cuando pasa el tiempo, se acaba hablando con esa persona especial de antaño, del tiempo y otros temas de ascensor.

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya sabes... el tiempo, el implacable, el que pasó.
      Un beso.

      Eliminar
  2. Anónimo9/7/12 21:12

    Segundas partes casi nunca fueron buenas...y en el amor, incluso primeras partes.

    Entrañable micro

    country49

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias country !Que tiempos aquellos en que los que creíamos que todo era eterno!!!

      Eliminar