martes, 18 de septiembre de 2012

La noticia que no se atrevió a dar

Tuvo la lúcida convicción de que la gobernanta de lengua larga y melena rubia corta, más que estar enferma o necesitada de calor hogareño ,había perdido la esperanza de escalar altos peldaños y pisar alfombras reservadas a grandes gerifaltes. Pero antes de acusarla se dio un tiempo para la reflexión y llegó a concluir que hay pecados mayores que la ambición humana. Pensó en irresponsabilidad, frivolidad, corrupción, y los encontró mucho más graves porque sumen a la ciudadanía en la desesperanza

JOSE CANCIO


3 comentarios:

  1. El tiempo dirá qué pesó más en la desesperanza de la esperanza. Los grandes pecados, cuando van unidos parecen pesar, a pesar de los pesares.
    Un texto muy bien llevado.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. jose cancio19/9/12 21:57

      Otra vez muchas gracias. Me pareció oportuno y que, al mismo tiempo, casi nadie me había entendido.

      Eliminar