jueves, 14 de marzo de 2013

10 euros la hora

Trabajaba limpiando casas ajenas, echando horas, pero ninguna de aquellas familias sabía que allí por donde ella pasaba la mopa, se le revelaban todos los claroscuros que escondían sus hogares. En casa de aquella joven pareja, siempre acababa por refugiarse en el cuarto de la plancha, era el único lugar donde sus visiones desaparecían; aquellos metros cuadrados destilaban pura sensualidad, y era entrar en la alcoba y arrebatarse por un maremágnum de erotismo y pasión, que la dejaba totalmente turbada por mucho brillo que sacara al suelo. Pero siempre prefería aquello que la secuencia de fotogramas que se le proyectaba sobre el parqué en casa de aquel matrimonio de la calle Ortaleza, donde afrontaba su tarea cabizbaja por la nube de tedio suspendida en ese espacio vacío en mitad de la cama que ninguno de los dos invadía para buscar el cuerpo del otro. Acabó por dejar el piso de estudiantes, eran tres, cada uno dedicado a un campo, las fórmulas matemáticas que de spejaba el uno, las leyes administrativas que memorizaba el otro y los planos que trazaba el tercero, le atacaban en tropel mientras limpiaba el polvo de estanterías y libros, y llegaba a casa con una jaqueca insufrible.



14 comentarios:

  1. La vieja'l visillo hasta pagaría por hacer un trabajo así.

    Y seguro que luego iba y lo tuiteaba

    ResponderEliminar
  2. Pues no cabe duda de que parte de lo que somos está suspendido en nuestras casas y no me cabe duda tampoco que quien, ajeno a nosotros, trastea entre nuestros chismes puede deducir cosas sorprendentes sobre lo que somos.

    ResponderEliminar
  3. Aclaración: la anterior broma sobre la vieja del visillo, personaje de José Mota, no la hice en detrimento de este relato, que me parece correcto. Simplemente a veces uno no se contiene el impulso de hacer un chiste malo.

    ResponderEliminar
  4. He leído los comentarios en orden y el de la vieja'l visillo me ha causado sonrisa, en absoluto he afilado las garras de titanio, que soy prima lejana de Lobezno. A lo que iba, no hacía falta la apostilla, Anónimo, aún no están los ánimos tan crispados como para lanzarme a la yugular. Recibidos con buen agrado tu chiste y la observación de Marga.
    Saludos y buenas noches, la limpieza profunda de hoy me ha dejado muerta y nada nuevo se me ha revelado.

    ResponderEliminar
  5. El anónimo Jose15/3/13 0:10

    Me ha parecido muy imaginativo. Siempre me ha admirado el escritor/a que es capaz de descubrir rastros de vida que los ciegos no vemos. Diría, también, que no me parece escrito por una española. Percibo uno de esos frescos aromas de campiña americana.
    Y ahora un ejemplo de retórica antes de que suene la chicharra:
    "Observaría que Ortaleza se escribe con hache, pero rectificar no es mi intención".
    Por último, insto a la autora a que se identifique con un nombre tan original como su prosa.

    ResponderEliminar
  6. Tiene usted toda la razón, anónimo José/Jose, Hortaleza es lo correcto. Dicho lo cual, paso a flagelarme durante unos días porque mi lucha por la pureza lingüística no admite errores ortográficos de ese calibre. A la sombra queda ya lo malo o peor que pueda ser el relato.
    Por cierto, soy españolita, de la España profunda si me apura, y nada que ver con campiñas, mar, puro mar.
    Saludos y gracias por la corrección.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El anónimo Jose15/3/13 18:15

      No hubo ninguna corrección, creativa escritora. El guasón de Gómez de la Serna dijo una vez que las verdaderamente graves faltas de Hortografía son las que se llevan en el alma.
      Y, repito, leo y releo y no veo más que halago por mi parte hacia su alada pluma.

      Eliminar
    2. Anónimo Jose, gracias de nuevo. Me va a sacar usted los colores, facultad que creí perdida. En cualquier caso, me alegra de haberle distraído y dado juego.
      Saludos variados.

      Eliminar
    3. El anónimo Jose16/3/13 18:24

      No tiene caso (decía Perry the Mason), creo de que enseñar al que no sabe es una obligación con los inorantes. Buen finde con ese novio/marido que no la merecea, si lo sabré yo. Y vayan a ver Marina en la Zarzuela (teatro, no bungalow de Zorrinna).

      Eliminar
    4. ¿Le pasa a usted algo, D. Jose?

      Eliminar
    5. El anónimo Jose17/3/13 13:37

      No soy capaz de alcanzar la profundidad de su pregunta, en cualquier caso expresada con un cierto tono airado que me hace pensar en un cerebro que escribe bien pero que no sabe salirse de la recta.
      Le prometo que el martes les preguntaré a mis alumnos si creen que me pasa algo. Alumnos del Politécnico, no de la universidad ni del instituto.

      Eliminar
    6. Por favor, no sea usted malicioso. La cuestión es que yo no entendí su respuesta anterior, aquella de "Perry (the??) Mason" y de ese supuesto novio/marido (que por cierto, no existe), que no me merece... Le encanta a usted jugar a adivinar perfiles a través de este medio, ¿no?
      Saludos cordiales y sin ningún tipo de desaire

      Eliminar
    7. Yo conozco "la Politècnica", el MIT y CalTech, pero no conozco "el Politécnico". Tampoco sé si se supone que todo el mundo tiene que conocer este último centro (tiene que ser un centro de algo, con ese nombre parcial).

      Lo que en cualquier caso me parece es que hay quien está jugando a proporcionar un dato aquí, otro allá, y detalles acullá, como para ir dejando caer que "tiene nivel". Puede ser que tenga nivel, quién sabe, pero se me antoja un juego de lo más pueril, que contrasta cómicamente con las canas de las cuales creo recordar que alardea; vaya, este anónimo, lo que se dice alardear, alardea de casi todo y un rato largo. Y es cómico, entre otras cosas, por partir de un anónimo con anonimato variable.

      Eliminar
    8. El anónimo Jose17/3/13 23:52

      No, no, ni hablar, nada de alardes, pero tampoco de juegos pueriles. El Politécnico le llamábamos cuando empezamos la carrera y así le seguimos llamando (tal vez de forma incomprensible)los que, con canas, damos clase en alguna de sus Escuelas Especiales. Y el hecho de comentar que vaya a publicar, muy probablemente, una novela, me parece oportuno y lógico, tratándose este foro de un foro de amigos de la literatura.
      Una pena, desde luego, que los halagos a su relato se hayan mezclado con una lectura desfavorable de mi humor. Lo siento. En el próximo comentario seré telegráfico y lo más distante posible.
      De todos modos hay que reconocer que ponerse a escribir un rato para que quienes lo lean le dediquen un par de renglones tópicos o el puro silencio, parece algo triste. Buenas noches.

      Eliminar