martes, 12 de marzo de 2013

Fumata Blanca

Son muchos los que darían su alma por estar hoy aquí, pero es toda una vida de entrega la que nos hace ser los elegidos; hay que pasar mil pruebas, ser el mejor siempre, convencer, conquistar y encandilar a todos.
Me he levantado con tiempo para no descuidar ningún detalle; el traje me cae como un guante, cierto que el rojo no es mi color favorito, pero bueno… además el sombrerito me favorece, lo sé.
Ha llegado el momento, así que ahora toca simular una tranquilidad que estoy lejos de sentir. Ya han acabado las votaciones, sólo quedan los recuentos… este es mi momento, ahora o nunca….
- “El oscar a la mejor actriz es para …. “
¡Maldita sea mi alma! Se lo han dado a la mema esa que parece una muñeca hinchable, y encima ahora me toca sonreír.
- "¿Declaraciones? Si, si claro… merecidísimo, ha sido un premio merecidíiiisimo"

desasosegada

16 comentarios:

  1. Anónimo veneciano12/3/13 16:10

    Mi última fumata blanca la conseguí con un sabroso Marlboro hace tres años. Aunque si esa actriz mema del relato me lo pide y es la buena de Sofía Vergara reincidiré en el vicio.
    Pecar un poco tiene su interés: nos defiende de la viscosa rutina y la absolución es rápida si nos confiesa el padre Bárcenas.
    Marga, como siempre, bien, le pondré un siete. Cuando abandone definitivamente la melancolía la subiré a un ocho, me comprometo.

    ResponderEliminar
  2. Oportunísimo y desternillante, me he carcajeado yo solo frente al ordenador, que no es tan fácil. Si se asoma por aquí algún católico creo que no debería ofenderse, sería una prueba de inteligencia emocional. Te felicito, Marga.

    El Manco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo veneciano12/3/13 21:57

      Hombre, los católicos con quien de verdad se sienten protegidos es con usted, Felipe. Los que peligran son maricones y resto de herejes. Espero que la benevolencia de su majestad les evite el auto de fe.
      El otro día no le felicité como se merecía...lo hago ahora.

      Eliminar
  3. Sin duda con Felipe se refiere usted a mi jefe en aquella magna ocasión que vieron los siglos.Intercederé ante él por todos los antipapas,microrrelatistas y otras gentes de mal vivir para que no los envíe a galeras.
    Posdata: gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo veneciano13/3/13 0:14

      Abundando (como dicen los horteras), o invocando el cependant (como dicen los gabachos sin embargo), a mis muchas canas y arrugas les asombra la delicadeza exquisita con que se trata a quienes hasta hace poco eran tratados (por supuesto injustamente) como indeseables, y la frivolidad, no pocas veces soberbia, con que se emiten deslices verbales hacia los conceptos que a muchos miles de personas les siguen siendo válidos.
      No voy a se yo, aclaro con urgencia, quien enarbole la bandera del catolicismo, pero prefiero utilizar hacia su larga proyección respeto, aunque solo sea por el significado que ha tenido para nuestra supervivencia cultural, guste o no.
      Que conste que este comentario no pretende una discusión, pues usted se ha limitado a hacer una broma papal, pero a veces echo de menos el debate serio sobre ciertos gags que surgen como un resorte. No hay más que leer la prensa o escuchar a ciertos intelectuales para advertir enseguida que lo guay abochorna. Quién iba a decir que el pensamiento iba a convertirse en una moda, como los pantalones campsna.
      Pero se ha vomitado encima de una biblia para empacharse con dogmatismos ridículos, nos hemos liberado de unas cadenas y nos hemos ajustado otras, hemos renegado de un dios y rendimos genuflexión al dinero, poder, vanidad, como nuevos dioses.
      Suyo afectísimo.
      To be continued

      Eliminar
  4. Anónimo13/3/13 9:03

    Creo que las religiones y sobre todo los creyentes merecen respeto. El problema es cuando creen poseer verdades absolutas y se creen con derecho a imponerlas a los demás. Por otro lado el humor, sobre todo aceptar el humor acerca uno mismo y de lo propio, es una sana costumbre. Ese humor, por supuesto, no debe ser hiriente. Lo que ocurre es que la relación entre humor y solemnidad es difícil, a pesar de que pocas cosas hay tan risibles como lo solemne. Bueno, algo así, tampoco quiero ponerme solemne yo.

    ResponderEliminar
  5. Yo creo que podemos, que debemos, reirnos de todo y debemos aceptar con elegancia que se rian de lo nuestro.
    Nos obligan a que tan políticamente correctos en todo lo público que al final terminamos siendo de plástico; renunciando a la naturalidad, renunciamos también a la profundidad.
    !Viva el humor que tanta falta nos hace!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. From Venezia with love13/3/13 10:42

      Hablando de humor, Marga, tal vez fuera muy deseable que en un foro como este se instara a todos (me incluyo, junto a mi sombra) a una identificación imprescindible, aunque fuera Anónimo 69, Anónimo Johnny Walker, Anónimo Zorrin, etc . Parece que tenemos miedo a responsabilizarnos de nuestros comentarios, como si se pudiera encontrar en ellos trascendente responsabilidad penal o, lo que es peor, irresponsabilidad real (la de JC, Zorrinna & Cía)y ese horror a ser juzgados por Garçon y la Piba aconsejara esconderse.
      Por ejemplo, quien me ha contestado ya no sé si es el entrañable El Manco o mi compañero de tenis del otro día quien, por cierto, con su silencio parece no haber aceptado el empate a dos sets que la arbitresa sutilmente sugirió.
      Un saludo afectuoso, Desasose.

      Eliminar
  6. Los comentarios de esta serie que no son ni de Marga ni de Anónimo Veneciano son míos (el Manco). No tengo ninguna cuenta del listado que me identifique, y firmar todas las veces a pie de texto me resulta, no sé... inmodesto, será una tontería. Veré que hago en lo sucesivo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El anónimo Jose13/3/13 11:28

      Pues, con todo afecto, eres muy exagerado. Esconderse sería comprensible si dijeras tonterías o escribieras mal, pero es todo lo contrario. Es más, añadiría que tu chispa es muy necesaria por estos pastos donde pacemos con la sana intención de toparnos con gente educada, simpática e inteligente. Para impertinencias están otros blogs, donde la gente hace enfermiza terapia despellejándose. Yo abandoné el de un prestigioso escritor y gran persona al descubrir un sectarismo, intransigencia y odio insoportables.Digamos que todavía no digerí el asombro. Se entenderá ahora mi largo y aburrido alegato de anoche, pues me puse a recordar los encontronazos que allí presencié y a veces sufrí. Lo curioso (y ahora procuraré ser exquisitamente prudente), es que se trataba de gente de izquierdas que hacían gala de una intolerancia y fanatismo propios de la derechona recalcitrante y odiosa que tanto criticaban. De ahí, ayer, mi mofa con los pantalones acampanados....
      Un abrazo.
      Marga sabe que me llamo Jose, aunque no sabe que por verme envuelto en estos momentos en tratos con una editorial,prefiero ocultar mi apellido, por simples razones de discreción y prudencia.

      Eliminar
  7. Gracias sinceras y tomo nota. Por supuesto correspondo con otro abrazo.

    El Manco

    ResponderEliminar
  8. La fumata blanca ha dado mucho de si. Como un respiro limpio. Para llenar el vacío y expulsar lo nocivo. Se insinua lo oportuno de identificarse aunque sea para distinguir unos anónimos de otros. Y se comenta que hay espacios donde se ve y se sufren odios e intransigencias.ejem... también los hay que atacan más al que responde que al que insulta. Deseable corriente limpiadora. Anónimo, Aire.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El anónimo Jose14/3/13 15:48

      Otra vez el mismo problema: ¿Quién me habla y me sugiere ventilación? Esconderse tras tirar la piedra no parece muy elegante y además creía yo que las aristas habían quedado limadas. Tengo la honesta sensación de haber sido suficientemente correcto cuando alguien (esté yo de acuerdo o no con su suspicacia)ha encontrado exceso en mis palabras.
      Ni siquiera me ha parecido mal el silencio disciplinado con que se ha ignorado mi información sobre prácticas de eutanasia. Tal vez no resultaba interesante o de todo eso y muchísimo más ya se sabía.
      Mire, tampoco tengo tanta ilusión por permanecer en el cielo aunque sea católico. Un empujoncito por aquí y una impertinencia babosa por allá (papa, religión, etc) y los dejo en paz. Más fácil no lo puedo poner.

      Eliminar
  9. Anónimo16/3/13 2:30

    Por que ha de molestar la ventilación?
    Tode estaba bien, quien cita impertinencias babosas, tiene la imaginación muy fina.
    Temple de cactus, la paz es nuestra, no se presta.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El anónimo Jose16/3/13 21:30

      Hombre, despedirse ofreciendo aire no es un modo muy agradable de decir adiós, reconózcalo. En mi humilde ciudad levítica (como diría J. M. de Prada)se interpretaría como sinónimo de "a freir gárgaras o espárragos", o incluso como un amago de pura escatología impura.
      Voy a seguir viendo a San Nadal, por aquello de disfrutar de una momentánea referencia, tan necesitado anda uno de fresco aire.

      Eliminar
  10. Resulta curiosa la deriva que pueden tomar los comentarios a un título con intención ambigua y de simple divertimento. Torrentes de palabras en su mayoría hueras que llevan a un nuevo debate (enésimo) sobre la cuestión del "anonimato" (debate sin mucho sentido, pues todos/as somos anónimos/as; numerarnos sería muy divertido, aunque me temo que también muy tonto).

    Pero la cuestión central es que el relato de desasosegada (anónima también ella, aunque algo menos que otros/as, porque sospechamos que es mujer: aunque no estoy del todo seguro de por qué) es fresco y divertido, como lo son frecuentemente sus demás relatos. Y, en mi anónima opinión, poco relacionado con religiones y partidismos. A pesar del título (que parece haber desviado la atención de más de uno).

    ResponderEliminar