martes, 2 de abril de 2013

Contingencias vernales

El jardín rebosaba de combinaciones multicolores con perfumes de rosa, aromas de jazmín y efluvios de azahar, con tal densidad que haría enloquecer a poetas sensibles. Por suerte, su anosmia le protegía de esa eventualidad. Con la ventaja añadida de disfrutar de una visión en estricto blanco y negro.



2 comentarios:

  1. Anónimo3/4/13 17:47

    ¡Como para regalarle flores por un aniversario! Me ha dado hasta pena. Aunque el personaje pareciera alegrarse de su posición ventajosa frente a la sensiblería.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo4/4/13 23:18

      Jajaja...La anosmia combinada con el daltonismo constituye una gran defensa contra la sensiblería juvenil que con tan pesada frecuencia se desata cada primavera.

      Eliminar