domingo, 1 de diciembre de 2013

El Solista

Cuando se cepillaba los dientes por la mañana emitía con el frotamiento del cepillo melodías y sinfonías por todos conocidas, tal era su éxito que cuando con la gárgara final daba por concluido su aseo y concierto matutino, era aplaudido y vitoreado desde la cama por los que aún dormían o al menos lo intentaban aprovechando sus últimos minutos de remoloneo entre las sábanas.

Carmine

2 comentarios:

  1. Anónimo2/12/13 0:06

    Qué despertador tan divertido. Un "gag" digno de Charlot. Enhorabuena y saludos del Manco.

    ResponderEliminar