domingo, 1 de diciembre de 2013

El vendedor de toallas

En aquella playa abundaban los rostros exóticos. Algunas mujeres chinas ofrecían masajes de pies, unos pakistanís despachaban bebidas, dos marroquís alquilaban hamacas… y ese día apareció un joven con una túnica púrpura vendiendo toallas.

Fue directamente hacia una familia que tomaba el sol cerca de mí. Tenía unos penetrantes ojos negros, y creo que sólo yo observé la intensa mirada de complicidad que intercambió con la hija adolescente. Entonces recordé haberle visto por el hotel en que aquel grupo y yo nos alojábamos.

Los padres no pusieron inconveniente cuando la chica se interesó por una toalla. Preguntaron al vendedor de dónde era, y éste respondió enigmáticamente: “Bagdad”. Cuando se marchó, la chica extendió la amplia toalla y se estiró sobre ella. Lejos de relajarse, me pareció nerviosa y expectante, incluso algo pálida.

Sin duda fui el primero en verla despegar. Ganó altura mientras abajo se hacía un silencio de estu pefacción. Cuando brotaron las primeras exclamaciones enfilaba ya hacia el horizonte marino, hasta que fue solo un punto y por fin desapareció. Luego supe que algunos bañistas la tomaron por una extraña y veloz ala delta.

Supe también, unos años después, que nunca más habían encontrado a ninguno de los dos.



El Manco del Espanto

5 comentarios:

  1. Me gusta, lo he visto todo claramente, incluso el punto en el horizonte desapareciendo. Gracias.

    ResponderEliminar
  2. ¡Qué bonito, Manco!
    La gata rumbo a Persia gracias a ti. Exóticos tejados esta noche.

    ResponderEliminar
  3. Anónimo2/12/13 0:01

    Gracias, anónimo, tu comentario me alegra la noche.

    Gracias, Muski. Prepara la maleta, un día de éstos me paso con la alfombra-toalla.

    Saludos de El Manco..

    ResponderEliminar
  4. Pobre chica, directa como un proyectil al país de los ayatolás, y siendo mujer. No sé yo...

    ResponderEliminar
  5. Uy, no, perdón, que el de los ayatolás es Irán, y esta chica parece que va a Irak, capital Bagdad. Bueno, para el caso...

    ResponderEliminar