sábado, 25 de enero de 2014

Habla y navega

Pero esta vez, ella lloró disimuladamente. Él hablaba sin mirarla, como hacía siempre desde que se divorciaran.

“Podremos unir telefonía fija, móvil e internet y ahorrar en la factura. Tendremos más gigas”

Ella sólo sentía desamor con tarifa plana y una línea adicional que le traía recuerdos de él envuelto en su militante pañuelo palestino.

“Llamadas, SMS gratis hasta el infinito y una televisión de plasma como regalo, hay que decidirse en dos días”

Ella sólo veía una banda ancha de incomunicación y un activista de sofá que haría cualquier cosa para echarla de casa, eso y unas lágrimas que iban con ella de rebajas.

#microrrelatos

Montesinadas

2 comentarios:

  1. Anónimo2/2/14 15:56

    Donde dije, digo, digo Diego, y olvidemos consignas de "Haz el amor y no la guerra", que ya están muy lejanas.
    Me ha gustado, Montesinadas

    ResponderEliminar
  2. A mi también.
    Un beso, Monte.

    ResponderEliminar