martes, 8 de abril de 2014

Dícese de

Su afición por jugar con las palabras le venía ya desde la infancia. Su madre aún recuerda todas las lavadoras que puso aquella semana en la que no paró de edificar castillos conceptuales con el adjetivo "sucio".

Abril

2 comentarios:

  1. Anónimo8/4/14 15:38

    ¿Y metía dentro a la niña/o para que hiciese gárgaras jabonosas? A lo mejor no fue por falta de ganas. El joío niño/a

    Bromas aparte, está bien tu micro. Para que luego digan que las palabras no ensucian.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo8/4/14 17:01

    Muchas gracias, anónimo/a políticamente correcto

    ResponderEliminar