viernes, 4 de julio de 2014

El Blues de la Ciudad Abrasada

El viejo del traje negro parecía estar en las últimas, pero bailaba bien, con chulería de bluesman alcohólico. Me gustaba cómo sonaban sus zapatos sobre el asfalto caliente. Mi ciudad, esa puta cara, sonreía y me mostraba sus encantos. Olía a piel de mujer acariciada por un sol perezoso, lúbrico. Y todo era gratis. De pronto, me di de bruces con él. Sentado en una vieja silla de ruedas, aferrado a un micrófono conectado a un magnetófono destrozado. Cantaba, intentaba cantar. Cerré los ojos, pidiendo que parara, por favor. Su alma supuraba y el aire se pudrió de golpe, la tregua acabó, y él era joven, sólo nos separaba un golpe de mala fortuna, un mal nacimiento, una mala caída. La puerca mala suerte. Cuando volví a mirar él callaba, fatigado, y una puta vieja y devastada desafinaba al micro. Seguí caminando, y ya nada era gratis, y el sol sólo un jodido disco molesto y abrasador en el cielo.

Hank66

6 comentarios:

  1. Alsquare5/7/14 11:21

    Hank, que gustó leerte amigo. Veo que conservas intacto y aumentado tu dominio del género negro. Un abrazo literario.

    ResponderEliminar
  2. Un placer leerte y reencontrar a viejos amigos. Observo que, pasado el tiempo volvemos todos. Deben ser los calores del verano que nos recuerdan al Eskup. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Hank, luego te digo de otro texto tuyo. Este me gustó. Como dice Francisco, revivimos el verano del 2010. Solo que yo sí sigo en eskup. Retomando la isla sin cocotero, por el placer de hacer en 280 caracteres, que fue mi inicio, breves apuntes de relatos diminutos.

    Un beso nocillero.

    ResponderEliminar
  4. ¡Hola, amigos! Es un placer encontraros por aquí. Como siempre, tan benevolentes con mis relatillos, jajaja. La verdad es que estoy atravesando un importante bache creativo, del cual intento salir como puedo. Intentaré frecuentar Relatarium más asiduamente. Sigue siendo mi casa. Besos a todos.

    ResponderEliminar
  5. Vamos a disfrutar. Igual ahora es gratis y libre; mañana cobran, o peor, estará prohíbido. Un placer, Hank. Saludos.

    ResponderEliminar