viernes, 29 de octubre de 2010

Amor a pleno pulmón

Amaba a la estanquera. Era su mejor cliente. Compró (y fumó) cientos de cartones, anhelando el roce de sus manos al darle el cambio. El día que ella correspondió a su amor, él le prometió, entre toses, amor eterno, aunque musitó para sí: "un amor eterno de seis meses, a lo sumo"

Hank66


4 comentarios:

  1. ...y es que el amor puede perjudicar la salud... Está muy bien atado ese sentido tóxico y dañino del hábito fumador-amante. Me gusta.

    ResponderEliminar
  2. Fumando espero al hombre que yo quiero, tras los cristales de alegres ventanaales, Y mientras fumo, en humo yo consumo...

    ResponderEliminar
  3. papelylápiz29/10/10 20:18

    Un encantador esperpento. Me gusta esa resolución fatídica y de humor en muchos de tus micros.

    ResponderEliminar
  4. Seguro que entre cartón y cartón, se enteró de la fortuna que amasaba bajo la almohada, y viendo llegar el fin y la herencia, cayó en la tentación del casamiento. Se engañó y convenció a si misma de quererle, a modo de evitar en su conciencia a la más vieja profesión.

    ResponderEliminar