viernes, 1 de octubre de 2010

SALPIMENTANDO LA VIDA

Entre sábanas revueltas y mojadas no cesaba de acunarla entre sus brazos. El fuego de sus cuerpos se había consumido como núnca en esa noche. Andrés lloraba impotente mientras se balanceaba abrazado a Maria. "Siempre decías que había que salpimentar la vida para que pareciera fuegos artificiales". En el suelo restos de papel de colores y la última pastilla de éxtasis, olvidada de la ajetreada noche, daban fé de que el condimiento había sido excesivo.
Tagore123

11 comentarios:

  1. Duro, contundente y tierno a la vez. Muy bueno.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo de principio a fin. Enhorabuena.

    ResponderEliminar
  3. Tagore1231/10/10 14:36

    @Sara Lew

    Te agradezco el comentario. Me da alas para seguir en la brecha.

    ResponderEliminar
  4. Coincido con hank y saryle, tagore, es muy bueno

    ResponderEliminar
  5. cormoran2/10/10 0:47

    En cierto modo me recuerda a una escena de "Trainspotting", con la muerte de un bebé después de unos chutes

    ResponderEliminar
  6. Muy intenso Tagore... fantástico. En un cuento como éste dónde sólo hay dos protagonistas (él y ella) que nos transporta a toda una vida entre dos, ¿sería más universal prescindir de los nombres propios?

    ResponderEliminar
  7. @280 y puntoPerdona Tagore... era mío el comentario

    ResponderEliminar
  8. Tagore1233/10/10 20:24

    @280 y punto

    Quizá tengas razón, pero preferí hacerlo mas intenso, mas cercano, personalizando en dos nombres. Me has hecho pensar, asi que, gracias. Y gracias por la felicitación, Alsquare.

    ResponderEliminar
  9. Tagore1233/10/10 20:26

    @cormoran
    Perdona mi incultura, supongo que me hablas de una película. Pero no la he visto y no sé de que va, ni quienes son los actores. Aunque como para eso existe el google, voy ahora mismo a enterarme. Gracias por comentar. Un saludo.

    ResponderEliminar
  10. Tagore1233/10/10 20:27

    @mirina

    Se agradece Mirina. Un abrazo.

    ResponderEliminar