domingo, 17 de octubre de 2010

Telefonía móvil

No pudo evitarlo. Todo el día pegado al móvil, moviéndose nerviosamente, buscando una buena señal. Mientras comía, en el baño, en la cama... La hartó. Ahora sonríe, piensa en su despertar en la caja, enterrado vivo, y en la nota que le dejó: "ahora sí tienes una buena cobertura"

Por Hank66


4 comentarios:

  1. papelylápiz17/10/10 22:32

    Muy bueno, Hank66, qué bien le sacas el jugo al tema del enterrado vivo!. Lo que pasa es que la historia carece de verosimilitud, jajaja, a no ser que se añada algo para que se vea posible esa intencionalidad de ella

    ResponderEliminar
  2. Bueno, la historia me la "inspiró" la película "Buried", que vi ayer, y la historia de una amiga que tiene un marido ejecutivo. Él siempre está pegado al móvil desde que se levanta. Mientras desayuna, cuando salen a tomar algo. Siempre que me lo dice me habla de lo harta que está. Gracias por el comentario, un saludo.

    ResponderEliminar
  3. Un cuento cabroncete y agudo, sí señor. El sadismo femenino at its very best.

    ResponderEliminar
  4. ¡Magnífico!. Es contundente, directo, sádico, maquiavélico. Me ha encantado . (jajaja. Me estoy dando cuenta de que vais a tener una opinión de mi que ya ya, después de decir que me gusta tanto y con tantos calificativos duros. Jajajaja) Genial Hank

    ResponderEliminar