viernes, 8 de octubre de 2010

Triste verdad

El sofá como testigo mudo de otra disputa.Las paredes como frontera invisible entre los golpes y el vecindario.El balcón como escapatoria última cuando el suelo empieza a temblar azuzado por los puños y los insultos.Llegan las ambulancias,la policía,las cámaras y los micrófonos.Los vecinos dan su versión: "Era una pareja normal.Nunca escuchamos nada. Él es muy amable y atento". Su cuerpo deshecho en la acera explica otra verdad, mientras él miente oculto tras un muro de lágrimas vacías.
Cronopio

7 comentarios:

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Ups. Como aún no sé muy bien cómo editar un texto tras publicarlo, querría pedir disculpas por ese "desecho" que se me ha colado. Obviamente, el cuerpo estaba "deshecho"

    ResponderEliminar
  3. Hola cronopio. Ya le agregué la h que faltaba. Perdona la intromisión. Me encantan tus relatos, con o sin haches : )

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias, Sara, por la "h" y por tus comentarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Tagore1238/10/10 13:41

    Me encantó Cronopio.

    ResponderEliminar
  6. papelylapiz8/10/10 14:16

    El tema es recurrente, por lo general. Pero me gusta cómo lo relatas.

    ResponderEliminar
  7. Las lágrimas vacías...ay, qué peligro.En esto es que soy muy dura:Si un hombre no ve sentido a vivir sin su mujer...primero que se baje de la vida él. Echarla de la vida a ella y a veces luego suicidarse...como que no.Hecho o deshecho, incluso como un desecho para mí es un buen relato.

    ResponderEliminar