viernes, 8 de octubre de 2010

Hasta otro dia, señora (Tagore123)

Sus ojos,mas claros cada dia, no me reconocen.Hace tiempo que su mente ha decido llamarme de usted y darme las gracias por cada beso que le doy.Sus manos agradecen el gesto,pero sus caricias son frias y sus labios no demuestran con calidez el cariño de la madre que tuve.Ha puesto un muro entre ella y el mundo desconocido que la rodea.Me echa de su lado porque tiene que "ver a sus padres", y como siempre me despide con un "hasta otro día, señora", que me parte el alma y deja secos mis ojos.

11 comentarios:

  1. Un relato lleno de amor y dolor, tagore, la mejor manera de enfocar un mal que destruye mucho más que recuerdos.

    ResponderEliminar
  2. Tagore1238/10/10 12:21

    Destruye mucho mas que recuerdos,como tu dices, y construye castillos de amor y de vanas ilusiones cuando, como un espejismo, un día te llama por tu nombre. Entonces ves pequeños diamantes en una honda mina de carbón.
    Gracias por tu comentario.

    ResponderEliminar
  3. @Tagore123Bella tu respuesta, tagore, y sigue irradiando amor.

    ResponderEliminar
  4. papelylápiz8/10/10 14:03

    Aunque es un tema reptido últimamente en los micros, me gusta cómo lo relatas transmitiendo ese sentimiento de autenticidad

    ResponderEliminar
  5. Muy íntimo y personal. Conmueve.

    ResponderEliminar
  6. papelylápiz8/10/10 18:14

    Lo releo y me gusta aún más. Estupendo!

    ResponderEliminar
  7. Tagore1238/10/10 21:25

    @papelyl�piz

    Muchas gracias Luis, por leerlo y releerlo.

    ResponderEliminar
  8. No sé cómo no había comentado este relato, porque es magnífico.
    El trato de usted pone la distancia real entre ese mundo y este mundo.No compartir el espacio ni el tiempo.La demencia es devastadora.
    Me ha encantado.Si es basado en la realidad, como parece,lo siento.De veras, lo siento.

    ResponderEliminar
  9. Albada, gracias por leerlo y por el comentario. También por sentirlo. Si. Está basado en la dura realidad.

    ResponderEliminar
  10. Real, triste, lleno de ternura y amargura a la vez. Un test vital como tantos de esta vida, que empieza de nuevo a cada minuto. Me ha gustado mucho Tagore.

    ResponderEliminar
  11. En realidad es un reloj que empieza de nuevo cada segundo, como un pez que mira como si nunca lo hubiera visto el mismo paisaje. La amargura existe, pero la trato con cuidados paliativos de alegría por un segundo de lucidez materna. Gracias por tu comentario alsquare

    ResponderEliminar