lunes, 1 de noviembre de 2010

Cita

Desde hace años, en la fiesta del 1 de noviembre, acudían por diferentes caminos al café de escritores donde se conocieron. Allí se enamoraron, vivieron su primera crisis, y allí­ se prometieron. Ella siempre pedí­a tarta de manzana y café para los dos. Pasaban la tarde llenando sus cuartillas. Al anochecer, él se levantaba a pagar la cuenta y preguntaba al camarero de siempre: ¿ha muerto alguien?... Señor, es de cajón, la señora lleva dos anillos de casada en el dedo y viene todas las tardes.
RubiadeBote

4 comentarios:

  1. papelylápiz1/11/10 16:57

    Interesante. Si le hubiera dejado pagar a ella, seguro que se sentiría vivo el día 2, jajaja.

    ResponderEliminar
  2. Me ha gustado Rubia esa mujer promiscua de anillos y cafés.

    ResponderEliminar
  3. ¿El muerto era él?, se citaban cada 1 de Noviembre, tengo que releer esto, algo se me escapa, creo

    ResponderEliminar
  4. Muchas gracias a los tres.
    Cuando surgió el relato, lo que más me gusto es la profesionalidad y la delicadeza con que el camarero se dirige al consorte fallecido.
    Anamaria, has acertado,como siempre, jajaja....muuuaaacc!.

    ResponderEliminar