jueves, 30 de diciembre de 2010

Despertar al nuevo año

Ella se levanta sin saber que pie apoyar primero en la alfombra para no fastidiarse el año; de poco le han servido hasta ahora las supersticiones, comienza otra vez en soledad. Al tirar el viejo calendario siente el peso del tiempo caer como una bomba en la basura, los desperdicios de sus días le explotan en la cara y ensucian los augurios de año nuevo que suenan en el contestador; hasta que reconoce esa voz ronca y grave del último mensaje y una sonrisa limpia su rostro. Su amado vendrá. Y con él la ilusión.

Saryle



Blogged with MessageDance using Gmail

6 comentarios:

  1. damadeltablero30/12/10 17:43

    ¡Qué bien narrado! Se palpa la desesperanza de la protagonista. Al menos termina con una expectativa que deja abierta la puerta a la ilusión.
    Te felicito Sara.

    ResponderEliminar
  2. La esperanza es lo último que se pierde. Bien narrado. Yo resaltaría, como somos capaces de cambiar nuestro estado de ánimo de un extremo a otro dependiendo de como percibe nuestra mente las circunstancias o acontecimientos. Un beso, Sara. Feliz año nuevo, si no coincidimos.

    ResponderEliminar
  3. No importa con que pie comencemos el año, siempre algo nos devolverá la ilusión para seguir. Aún cuando los grandes logros se caigan junto con las hojas del almanaque, las pequeñas buenas noticias nos animan a continuar intentándolo.
    Gracias, dama y 21 por vuestros comentarios.

    Y aprovecho para desearos a todos un Feliz Año Nuevo lleno de ilusión y sueños cumplidos.

    ResponderEliminar
  4. ...siente el peso del tiempo caer como una bomba en la basura, los desperdicios de sus deías le explotan en la cara... Me encanta.

    ResponderEliminar
  5. bien! por ese punto alegre al final
    reholes en 2011,
    besos

    ResponderEliminar
  6. Gracias Íngrid. El punto alegre es necesario siempre, más en estas fechas.
    Un beso.

    ResponderEliminar