miércoles, 15 de diciembre de 2010

Es de bien nacidos ser agradecidos

- Corazón ¿por qué me has hecho esto? Con lo que yo te apreciaba.

- Sí, me apreciabas, pero mientras yo me dejaba la vida bombeando tu sangre pútrida, tú te lo montabas con Paladar y Estómago en una orgía perpetua, sin acordarte de hacerme siquiera un guiño de agradecimiento.


Silencio


4 comentarios:

  1. Muy bueno, jugando a la confusión con la primera frase. Por cierto, acabo de darle unas palmaditas a mi corazón, agradeciéndole los servicios prestados. Nunca se sabe...

    ResponderEliminar
  2. @Hank
    Gracias por tu comentario, Hank.
    Y no te olvides de repetir esa palmadita de vez en cuando. Él te lo agradecerá.

    ResponderEliminar
  3. damadeltablero15/12/10 22:52

    Me parece un micro buenísimo. Muy original. Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Dama, me alegra que te guste.

    ResponderEliminar