martes, 15 de febrero de 2011

Un cuento

Cometí la travesura de usar el disfraz de caperucita, y fue el azar quien quiso que aquella noche me encontrara con el lobo. Aullamos a la luna entre las sábanas de la abuelita, y solo la llegada del leñador hizo que huyésemos por la chimenéa.

Cormoran

Blogged with MessageDance using Gmail

1 comentario:

  1. Magnifico. Breve y certero. ¡Asi se escribe!
    saludos
    Rin Tin Tin

    ResponderEliminar