sábado, 20 de agosto de 2011

Leer Séneca (1)


Después de haber hecho la cuenta de todos los que no tienen nada que decir y que lo dicen muy bien - que lo susurran, lo escriben, lo cantan, lo miman, lo comparten - es hora ya de escuchar, de prestar atención a los que intentan una palabra de esperanza o de entusiasmo.




Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

1 comentario:

  1. Anónimo21/8/11 0:16

    También los hay que no se enteran de nada y lo enredan todo. Aquí se lee todo, de lo mejor a lo peor. La mayoría el entusiasmo y la esperanza no la pierden ni tampoco el humor.
    Qué más da

    ResponderEliminar