sábado, 10 de septiembre de 2011

Les canyes. ( de peso)

Era un trayecto estresante entre dos ciudades, la persona a su cargo era imprevisible. Le explicaba los tramos donde pasaban,el túnel de la ciudad,la autovía,las cañas,los pinos,los túneles con sus nombres,el peaje,el puente de cara al mar y la llegada.
Un día tranquilo,en el Baix Llobregat,el chico sin habla dijo rotundo LES CANYES, con la E del pueblo,calcada.
Palabra única en muchos años,se ha transformado en reliquia.
Hasta la planta ha cambiado de significado, nada se lleva el viento.

Pléyade

Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

20 comentarios:

  1. A unos les califican cuatro personas y a otros les descalifican 12,
    A ese escrito le daría un 4. Es mas profundo y sensible que otros mejor puntuados.
    Criterios variantes y varios.
    Podrian explicarlos?

    ResponderEliminar
  2. Anónimo, no hay que preocuparse por las puntuaciones. Hay que escribir para disfrutar, hay que leer para disfrutar, hay que opinar para compartir. La literatura, como la pintura, como el cine..., nunca puede generar unanimidades, las emociones no tienen puntuación. No hay explicaciones, me gusta, no me gusta, y se acabó. No debe importanrnos, hay que disfrutar escribiendo, hay que disfrutar leyendo. Esto es como la vida, depende del color del cristal con el que se mire. y hay tantos cristales, de tantos colores... Un abrazo a todos.

    Caleidoscopio

    ResponderEliminar
  3. Gracias, me gusta mucho tu comentario. Estoy de acuerdo y en ello. A veces extrañan los resultados, pero ni interfieren en las ganas ni ni el propio criterio. Gracias, repito

    ResponderEliminar
  4. Soy uno de los lectores de este blog que calificó mal su relato. No discuto que la historia que intenta contar sea emotiva y haya sensibilizado al protagonista. Pero, desde mi humilde punto de vista, solo respaldado por años de lectura voraz, esa emoción no se transmite bien, y queda diluida en un texto poco elaborado, con un acabado que deja mucho que desear. Yo no he juzgado la intención del autor, solo he valorado su plasmación en palabras. Pero si le divierte, si le aporta algo escribir así, adelante, hágalo. Pero no pretenda que algunas personas acostumbradas a leer buenos textos, califiquemos los suyos en contra de nuestro criterio, tan válido como cualquier otro.

    ResponderEliminar
  5. Ahi está el quid de la cuestion, unos valoramos el alma del que escribe, otros la sucesión de palabras y letras. De todas maneras, gracias por la explicación de ssssuuuu criterio, el de los demás que lo digan ellos. Por supuesto que seguiré escribiendo. Personalmete tembíen tengo criterio, y el final, tiene mucho mas peso y sensiblidad del que expresan las palabras, hay que saberlo entender, esta al alcance de pocos. El que cada palbra que dices sin sabes ni si te escuchan, y un buen dia oyes que la repite, eso es muy fuerte. Ya se queno lo entinde usted pero es igual. El alma no se puntua, me quedo con eso.
    Pleyade.

    ResponderEliminar
  6. Lo que usted ha querido contar, por muy emocionante que haya sido para el protagonista, cosa que insisto en no cuestionar, no ha sabido trasmitirlo a algunos lectores. En mi caso concreto, ni siquiera he entendido bien el relato, cosa que al parecer a usted le da igual. Es indudable que detrás de cada texto hay una persona dueña de un alma, pero no olvide que estamos en un blog de escritura y no de espiritualidad, así que cualquier emoción que se relate, si está expresada a través de un texto bien escrito, debe ser mejor valorada en este espacio. Ese es el quid de la cuestión, creo yo.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo14/9/11 5:10

    Ni esta tan sublime como algunos escriben ni tampoco mal del todo. Para ser tan estrellas de la escritura y lectores de sublimes palabras, hay que entender el significado de los escritos. Ya lo vi, ya, que no se había enterado. Ante eso yo no puedo hacer nada. Algun@ que aqui descalfican en otos sitios me han dicho que escribo cosas bonitas y bien. No me paso ni de una cosa ni de otra. Se que hay personas que me entinden y hasta les gusto.
    Nadie tiene la exclusiva de los criterios ni los gustos, ni siquiea las camarillas. De todas maneras gracias por explicarse, si quiere dar el nombre, encantada. Saludos

    ResponderEliminar
  8. La lectura es una actividad bidireccional, que interrelaciona a un autor y a un lector. Sin entrar en matices, la falta de comunicación entre ambos no debe ser atribuida exclusivamente a una de las partes. Así que culpar a mi comprensión lectora, y eximirse a sí misma de toda responsabilidad, a la vista del texto que ha escrito, me parece, cuando menos, llamativo. Sin embargo, veo que no ha entendido mi comentario. Lo que quería decir es que produce cierta perplejidad ver que a un autor no le preocupa que sus lectores no entiendan sus escritos, y que esta confirmación no suscite en él, por lo menos, una pequeña reflexión, más allá del empecinamiento en ratificarse en una posición que la evidencia de la valoración de su texto, contradice a todas luces.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo, permíteme manifestarte mi admiración por intentar un imposible, esto es, que la autora del texto llegue a la conclusión de que igual no todo el mundo menos ella esta equivocado. Yo lo intenté, créeme, y el más rotundo de los fracasos coronó mis esfuerzos. La autora está en posesión de la verdad, y no sólo eso, sino del monopolio de la sensibilidad más sublime, tan exquisita que no precisa de una forma más o menos pulida, puesto que su esencia se manifiesta así, en bruto y sin retocar. ¡Dejemos los correctores ortográficos para los malos escritores! El lector con auténtica sensibilidad, simplemente con mirar sus líneas, se verá invadido, no por la zafia y sobrevalorada comprensión de lo que lee, sino por una especie de "chute" espiritual que le llegará directamente al corazón. Y los que no lo capten, es que no merecen leer algo tan maravilloso. Repito, admirable tu intento, pero a todas luces inútil.

    ResponderEliminar
  10. El caso es que 23 seres humanos, repito, 23, han calificado mal este ¿relato?. Claro, la "sensiblidad" está al alcance de unos pocos, una élite de escogidos que son los que auténticamente perciben la esencia, el fluir de las "palbras" de la autora. Los demás, sencillamente no lo "entindemos". ¡Qué zafios somos!

    ResponderEliminar
  11. Hank, sabía que había otros lectores que por motivos, imagino que semejantes a los míos, estarían más o menos de acuerdo con mis argumentos, siempre sujetos a matices e interpretaciones. Pero me alegra no ser el único entre ellos que se haya manifestado, cosa que yo hice porque la autora expresamente así lo solicitó. Sin embargo discrepo contigo en un punto, y es en la inutilidad de mis comentarios. Siempre he creído que las personas inteligentes no sólo admiten con elegancia las críticas constructivas, si no que extraen de ellas motivos de reflexión y aportaciones que pueden ayudarles a mejorar. Tengo la seguridad de que el tiempo me dará la razón, y que nuestras sugerencias no van a caer en saco roto. Ten fe. Y digo esto sin el menor atisbo de ironía. Un saludo.

    ResponderEliminar
  12. En un principio mis críticas hacia la autora fueron constructivas, en el sentido de que debía mejorar su ortografía y la construcción de sus relatos, pero solamente obtuve afirmaciones del tipo "en otros sitios son muy valorados", "me tienes manía", "lo importante es el fondo y no la forma", etc. Parece que lo único que le importa a la autora son las estrellitas, y no el aprender. Es ese tipo de autor que piensa que nadie puede enseñarle nada, y que con las solas armas de su entusiasmo y sensibilidad le bastan. Eso sí, si los comentarios no son de genuflexión, uñas y dientes. Es lo que hay. Te deseo suerte en tu noble empeño, la necesitarás. Un saludo.

    ResponderEliminar
  13. Eso sí, entre pitos y flautas, mira, de los relatos más comentados...

    ResponderEliminar
  14. Los mas comentados y los mas leídos. El que tenga mi critero, no quiere deir qu esté en posesión de la verdad. Tu tampoco lo estás para que te tenga que hacer caso al pie de la letra. Creo que son muy perfeccionistas escrbiendo, pero no entienden a las personas. Se muy bién qu no soy doña perfecta, pero tampoco escribo tan mal como decis los que os creeis exclusivos, gente mas cualificada que vosotrso me han tenido que evaluar en muchas partes. Que tengo que hacer como persona inteligente, según usted, querido anónimo? Hans te valoro que des la cara, y te agradecí un comentario. Pero no te vi en postura de enseañr nada, si no de descalificar, ahoa no ta hagas el divo. La suerte de nadie depende de esto. Gracias.

    ResponderEliminar
  15. Imagino que se dará cuenta de que en el cómputo total de comentarios a este relato, Hank y yo tenemos mucha responsabilidad, y de que no se trata precisamente de comentarios de los que pueda sentirse totalmente orgullosa. Por otro lado, suponer que porque nos gustan los relatos bien escritos no entendemos a las personas, no deja de ser una apreciación sin pies ni cabeza, en la que no voy a entrar. Tampoco, obviamente, en su repetida y poco fundamentada acusación sobre nuestra supuesta exclusividad. Y por último, como persona inteligente que yo supongo que usted es, ni más ni menos que lo que le he dicho ya. Reflexionar y extraer conclusiones. Puede que le sirva de algo.

    ResponderEliminar
  16. No llevo mucho tiempo leyendo vuestros relatos en este blog, pero ya me he dado cuenta de que ese, es el tipo de réplica propio de la autora en cuestión, como otra vez acaba de demostrar. Y no te creas, a mí también me cuesta entenderlas. Sin embargo, permíteme que le de el beneplácito de la duda, porque percibo en sus textos buenas ideas de base y como tú muy bien dices, entusiasmo. Si consiguiera ver más allá de sus narices, dejara de lado ese victimismo, entendiera lo mucho que puede ganar puliendo y trabajando sus textos, y llegara a comprender la gran parte de razón que encierran nuestros comentarios, creo honradamente que podría llegar escribir estupendos relatos. Y tienes razón, por mi parte, se acabó comentar este relato. Saludos cordiales. Ha sido todo un placer charlar contigo, Hank

    ResponderEliminar
  17. Hay una serie dedisparates alrededor de mi persona, victimismo? ja ja , que sabe donde pasaría. Puedo deducir, que entinden de perfecciones y de palabras, pero poco de prsonas, al menos Hans, diferentes a él. no hace mas que una proyección se si mismo todo el rato. me quedo con el primer coemtarista, no hay que valorar las estrellitas, no lo hago, pero me exraña que igual descalifiquen un parrafo con mucho contenido pasado por el corrector y cuidado, que alguno que realmente ma ha salido fatal. Eso no es serio. Y gracias por su valoracion, de posibilidades anónimo. Adioooos

    ResponderEliminar
  18. Una duda... ¿lo de llamarme Hans es una especie de broma particular tuya o tu enésima errata al escribir?

    ResponderEliminar
  19. Un saludo. Me han gustado mucho tus relatos. Una buena patada a la realidad, una explosión de caos y absurdidad, nunca vienen mal.

    ResponderEliminar