jueves, 11 de octubre de 2012

Hola y adiós.

Llegó a tu vida para enquiciar tus puertas y ventanas, encalar de luz tus paredes externas y resanar los resquicios de las grietas entre el cemento gris marengo de tus insomnios. Llenó el aire de notas y risas entre el trasiego de tus pies sobre el suelo arlequinado.

Igual que llegó, con su consigna clara en su hoja de ruta, cuando te oyó reír, simplemente... se fue.

Albada


8 comentarios:

  1. rrataplans12/10/12 15:59

    Con total libertad. Bello texto, albada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      No veo mejor oficio que endulzar...
      Por una vida, un año, una levedad...
      Siempre que sea en, y...con total libertad.

      Un saludo.

      Eliminar
  2. Texto complejo, parece de agradecimiento a quienes consiguen aflorar las risas, entre los que arrastran sus pies vencidos pero no derrotados.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tu lectura me gusta. Y mucho.
      Las casas en ruinas, como los pies no derrotados, merecen la oportunidad de resanarse hasta los cimientos, para seguir en pie.

      Un abrazo.

      Eliminar
  3. Me pasa como como a Alfred, me resulta de compleja interpretación. De todos modos, gracias a todo lo que nos hace felices, aunque después debamos seguir solos de nuevo.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por tu lectura sin prejuicios. Creo que nada es igual tras unas dosis de felicidad, pero el texto pretendía ser una loa a la alegría, sin mediciones. Así que...ahí lo dejo.

      Un abrazo.

      Eliminar
  4. Como Mary Poppins. ¡Muy bonito, Albada!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias.
      Vi la silueta de una mujer con paraguas a la caída del sol, volando con un maletín, y me dije...escribe.

      Un saludo anónimo.

      Eliminar