viernes, 1 de febrero de 2013

Autorretrato escrito para uno mismo

Fui, seguramente, alguien radicalmente distinto a quien me hubiera gustado ser y absolutamente diferente a quien vosotros creísteis que era. Pero la vida es así y no nos queda otro remedio que trenzarla con los mimbres de los que disponemos, alejándonos paulatinamente de nuestros sueños y deseos.
Ahora que pretendo resumir, puedo decir que me sentí un par de veces como una heroína y algunas más como una miserable, pero el resto del tiempo, casi todo el tiempo, “fui” sin complicarme mucho más.
 Y no sabiendo ahora definir en lo que el tiempo me ha convertido, puedo hablaros de mi única certeza; vivir lo es todo, no hay tiempo que perder.
desasosegada

6 comentarios:

  1. Anónimo veneciano1/2/13 13:02

    Un regalo tierno pero también enigmático. O a lo mejor leo entre líneas lo que no existe. Ojalá me haya equivocado.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo2/2/13 8:42

      Gracias anónimo, no te preocupes no hay nada entre las lineas, trataba de decir un !a vivir que son dos días!
      Un saludo. marga.

      Eliminar
    2. Anónimo veneciano2/2/13 10:55

      Parece que tus relatos solo me interesan a mí y viceversa....¿habrá que pensar en fundar otro Relatarium?
      Un saludo y que no pierdas esa exquisita sensibilidad que demuestras.

      Eliminar
  2. Anónimo3/2/13 18:57

    No eres el único, anónimo, a mi también me encanta como escribe esta autora.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo veneciano3/2/13 19:17

      Pues la gente permanece callada. Debe ser que están esperando el sobre...
      Por cierto, gran error creer al pie de la letra las evidencias, y más aún sucumbir a la hipocresía. Ser independiente de los contaminadores es una posición que hay que conseguir.

      Eliminar
  3. Y sin perder ni un minuto, porque muchas veces lo perdemos en tonterías.
    Besos besos

    ResponderEliminar