domingo, 3 de marzo de 2013

Buscando la perplejidad

Escudriño tus reflejos de felicidad. Husmeo recónditos sueños, rastreo terrenos arrasados. Tiras de deseo carnal en avanzado estado de biodegradación. Cascotes de puros ideales, descompuestos en utilitarias nanopartículas. Imágenes platónicas, enfermas de palidez espectral. Sonidos y músicas que fueron vitales, ruido de fondo ambiente. Sabores y olores directos y sencillos, irreconocibles en caótica confusión. Retrocedo, queriendo avanzar. Recuperemos el gozo de la perplejidad.

Tu chivo expiatorio

9 comentarios:

  1. Anónimo3/3/13 23:17

    Opino que no hay nada bueno en la perplejidad, o estar perplejo. Pero cada uno puede opinar lo que quiera, que para eso sirve la demokrasia.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo3/3/13 23:46

    1. "Perplejidad" es una medida utilizada en la teoría de la información. Se define como 2 elevado a la entropía, o más a menudo como 2 elevado a la entropía cruzada. La última definición es usada frecuentemente en la comparación empírica de modelos probabilísticos.

    2. La perplejidad es un estado de tensión ante dos opciones, que se presentan ambas como válidas para un sujeto moral. Esta tensión llega a resultar insoportable; por ello es necesario abandonarla.

    3. Para Wittgenstein, las cuestiones filosóficas comienzan con la perplejidad.

    5. "La perplejidad no es tan sólo un signo de los tiempos que vivimos, sino también, y en cualquier tiempo, un acicate insustituible de la reflexión filosófica. Por eso Ortega, para quien "la vida es permanente encrucijada y constante perplejidad", solía decir que "el más certero título de un libro de filosofía es el que lleva la obra de Maimónides". La filosofía es siempre, por lo tanto, una Guía de Perplejos. Y con harta frecuencia le pedimos que "nos saque" de la perplejidad." (Javier Muguerza).

    6. "No hay reflexión teórica digna de este nombre, en efecto, que no arranque del asombro, de la duda. De la perplejidad, en fin de cuentas. Un pensamiento afincado en la certeza absoluta de sus propios postulados o puntos de partida no sería tal, en verdad. Sólo sería discurso monolítico, dogmático monólogo." (Jorge Semprún, "De la perplejidad a la lucidez).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anónimo3/3/13 23:47

      (puedes rellenar el punto 4: lo he dejado a propósito para ti).

      Eliminar
    2. Anónimo4/3/13 6:58

      Me he quedado perplejo... perplejísimo. ¿Se supone que ahora estoy en disposición de filosofar? ¿Por dónde empezaría? Ah, sí, por la pregunta más trascendental de nuestros tiempos. ¿Seguirá Cristiano en el Madrid? O esta: ¿Ganará el Madrid este año la Décima? Creo que a partir de cualquiera de estas preguntas se podría construir un sistema filosófico, o al menos vivir en una realidad paralela.

      Eliminar
    3. Anónimo4/3/13 8:00

      Todos filosofamos (¿qué diantre querrá decir filosofar?). La perplejidad es condición previa, de antiguo. Baste recordar la Guía de Perplejos, del médico y pensador Maimónides (Mosheh ben Maimon). Yo diría que el filosofar no incluye el arte profético o de la adivinación. Pero voy a jugar a apostar: Cristiano seguirá en el Madrid al menos un año más, el Madrid ganará la décima, el Barça las pasará canutas para ganar la Liga este año, si es que la acaba ganando, y la privatización de la Sanidad dejará más muertos que el tsunami de Fukushima.

      Eliminar
    4. Anónimo4/3/13 9:43

      Lo de que el Barça las pasará canutas para ganar la Liga este año, es una broma ¿no? Va tan sobrao que creo que se aburre y por esta razón está atravesando un bache en su juego. Y la privatización de la Sanidad dejará muertos, claro que sí. Quizá si no hubiéramos abusado tanto de la Sanidad como lo hemos hecho, no sería necesario privatizarla. La gente miente mucho a los médicos.

      Eliminar
    5. Anónimo4/3/13 17:42

      Personalmente, no conozco casos de enfermedades simuladas. Y trabajo en el sector. Hay que ver las estadísticas hay al respecto. Y lo de que sea "necesario privatizarla" es simplemente ridículo. De nuevo, basta con leer atentamente los estudios sobre los costes desorbitados, los abusos y el no-servicio de los sistemas privados que convierten a la salud en mero objeto de beneficio monetario particular.

      En cuanto al Barça, es una apuesta. Asumo el riesgo de perderla.

      Eliminar
    6. Anónimo4/3/13 22:35

      Yo no he hablado de enfermedades simuladas en ningún momento, aunque también hay de esto. Me refiero más bien a engañar al médico cuando pregunta cuánto fumas o si bebes y cuánto, o si has seguido bien el tratamiento o la dieta. Y si te pregunta si tomas drogas, ya ni te cuento. La gente los lunes ya no va tanto al médico a tratar de agarrar una baja laboral como antes, seguro que no hace falta que explique el porqué. Hay una estadistica por ahí que dice que en el 2009 creo, hubo una media de 1 millón de trabajadores de baja cada día del año. Cuántos enfermos, ¿no? Yo no trabajo en el sector, pero tengo amigos y conocidos sanitarios. Enfermeros, celadores y tal.

      Eliminar
  3. Anónimo5/3/13 23:25

    ¿Qué queda cuando dejas de sorprenderte (dícese de "quedarse perplejo")?
    Me gusta, mucho.
    Saludos

    ResponderEliminar