domingo, 28 de abril de 2013

Corrígeme?si es llanto.

Ayer anduve por tu barrio, di patadas a las piedras y latas vacías de las callejuelas estrechitas, conocí la iglesia demolida por los “rojos” en la guerra civil española, vi críos sin escuelas, esnifando pegamento en bolsas, envueltas en papel de regalo. Por entre la arena y la hierba iban y venían, bicicletas “maquis” de colores tristes, sobre el polvo húmedo de la lluvia ácida del amanecer, abuelas enfermas de Chernobil rezando a vírgenes comunistas, vestidas de generales nacionalsocialistas alemanas…en este pueblo tuyo, visité las arterias de Vietnam, Corea, Irak, Afganistán… Crecían por doquier albañiles edificando muros…éstos separaban tu mundo del mío. Las flores sesgadas en los áridos campos de internamiento marchitaban, mis recuerdos electrocutados por camisas de fuerza y fusilamientos de la razón, saludé al sol con la amputación de mi brazo ¿recuerdas las minas en el sembrado de alambre de espino? Sí, también lo crucé jugando al e scondite Inglés…El cielo estaba ensangrentado, creo que habían degollado las blancas nubes con formas de ovejitas…tan rojo estaba el territorio, que por un momento vislumbré el carmín de tus labios besando la aurora de los sentimientos, y el pétalo de rosa carmesí, aplastado, entre las páginas beige de “El corazón de las tinieblas” Ah…el horror, el horror…

Kim Bertran Canut

2 comentarios:

  1. Interesante escritura, abigarrada y densa, pero a través de cuyos intersticios logra colarse y llegar el sentimiento.

    El Manco.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo7/5/13 14:14

    Es llanto... Un relato descriptivo y tremendamente impactante, me gustó
    Saludos cordiales

    María Estévez

    ResponderEliminar