sábado, 5 de marzo de 2011

Su media naranja

El tiempo quedó atascado doblando la esquina. La vió disfrazada de muñeco de nieve, volvió a mirarla y concluyó que jamás hubo media naranja que buscar: Que era mejor dar al azar la opción de hallar una naranja entera, para rodar con ella hasta el amanecer, hasta el anochecer o hasta la próxima esquina.


Albada

Blogged with MessageDance using Gmail | Reply On Twitter

6 comentarios:

  1. Para compartir siempre es mejor dos enteros.

    Un gusto leerte Albada

    ResponderEliminar
  2. alsquare6/3/11 14:31

    Lindo relato lleno de positivismo vital. Tiene su jugo... :-) Un abrazo Albada

    ResponderEliminar
  3. Gracias a ambos.No me gustó nunca la expresión " su media naranja". Ahora, siendo adulta entiendo el motivo.Sigue sin gustarme.Un saludo

    ResponderEliminar
  4. Una vez que cortas una naranja, por mucho que lo intentes, nunca llegará a encajar. Hay algo que se queda en el filo que la seccionó, algo goteó perdiendo su esencia, y algo quedó en el aire suspendido esperando ser recogido.

    ResponderEliminar
  5. Precioso, Albada, ese tiempo que quedó atascado y ese rodar enteros, juntos, como sea y hacia donde sea, pero siempre enteros. Coincido plenamente con esa idea.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Cormorán por recordar que al seccionar siempre algo se queda en el filo y a tí mirina por reivindicar el ser entero.

    ResponderEliminar